miércoles, 6 de agosto de 2008

PUENTES Y ESTRUCTURAS: Superestructura e Infraestructura

La superestructura es la parte de un puente que permite el paso del camino con su calzada y pasillos, sobre un río, estero, otro camino, etc. En las estructuras de un tramo, la superestruc- tura descansa en los estribos, mediante un sistema de apoyo.

Durante los sismos, los eventuales desplazamientos de la superestructura se evitan mediante sistemas antisísmicos que se colocan en los apoyos; estos amarran la superestructura a los estribos. Por su parte, los cambios de longitud que experimenta la superestructura debido a las variaciones de temperatura, se absorben mediante juntas de expansión que permiten desplazamientos; estas juntas habitualmente incluyen protecciones en los bordes mediante cantoneras metálicas y, en los puentes más modernos, por medio de sellos elastoméricos que impiden la filtración del agua y la suciedad hacia las zonas de los apoyos.

Por seguridad, a los costados de la superestructura se colocan barandas o parapetos que impiden que un vehículo que se sale de su pista de circulación pueda caer fuera de la estructura; asimismo, estos elementos sirven de protección a los eventuales peatones que utilicen el puente. En la superestructura también se colocan elementos para evacuar las aguas que precipitan en el tablero, son las barbacanas; normalmente tubos de plástico, cemento asbesto u otro material similar que descargan directamente hacia el cauce.

Los estribos forman parte de la infraestructura y están destinados a apoyar la superestructura y retener los terraplenes de acceso al puente. En puentes largos, la superestructura está constituida por más de un tramo; los apoyos intermedios de estos tramos se denominan cepas y que constituyen, junto con los estribos, la infraestructura del puente.

El peso de la superestructura y de las elevaciones de estribos y cepas es soportado y traspasado al terreno por las fundaciones. Básicamente, existen tres tipos de fundaciones: directa, pilotes y cajones o pilas de fundación.

Todos los elementos que conforman una estructura deben ser inspeccionados en forma habitual por per- sonal de mantenimiento especializado en este tipo de obras. El objetivo debe ser detectar las fallas y deterioros, así como definir cuando se requiere la intervención de ingenieros especialistas. En el caso de daños severos, la participa- ción de profesionales especialistas, tanto en el diagnóstico del problema como en la preparación de las especificaciones para realizar las correspondientes reparaciones, es absolutamente necesaria. Cuando los daños detectados no compro- metan la estabilidad y capacidad estructural de la obra, las reparaciones pueden ser abordadas por el personal de mantenimiento. En todo caso, si existen dudas acerca de la participación o no de los especialistas, el personal de mantenimiento debe prepara un informe, suficientemente amplio y completo, de los daños y fallas producidos en las estructuras, el que debe ser sometido a consideración de los Ingenieros Especialistas de la Dirección de Vialidad, quienes definirán las acciones por tomar.

Existen puentes cuyas estructuraciones escapan a las definiciones anteriores, tales como los puentes en arco, colgantes y marcos. Sin embargo, su inspección y detección de deterioros pueden ser abordados bajo los mismos principios definidos para la inspección de puentes de tramos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario